domingo, 20 de septiembre de 2009

PADRES Y ALUMNOS SOLOS ANTE EL PELIGRO DE EpC

Primero fue la FERE y sus colegios los que nos dejaron a los padres "solos ante el peligro de EpC": sus negociaciones con el poder político, sus intereses económicos, sus trabas a los padres que queríamos objetar y su negativa a dejarnos hablar a los otros padres en el colegio... Y después del fallo del Supremo, llegaron las tibiezas del Foro, por no decir sus traiciones...

Isaac García Expósito ha escrito una buena entrada acerca de unas declaraciones recientes de Benigno Blanco en las que dijo:

“en todo aborto hay dos víctimas: la mujer que aborta y el niño que no nace”


Me ha llamado mucho la atención este comentario en el blog de Isaac donde habla de la deriva pelagiana de los grupos pro-vida. Le he estado dando vueltas hasta que una conversación con la Sra. Embajadora me lo ha aclarado todo (Nota mental: tener más conversaciones matrimoniales sobre temas político-sociales y morales, el sentido común de mi dueña es insuperable).

Resulta particularmente perverso, para empezar, poner al mismo nivel a una víctima del todo inocente (el hijo) con la madre que decide darle matarile. Llamo la atención sobre el hecho que la primera víctima en las declaraciones del Sr. Blanco es la madre, no el hijo. Dejando ese asuntillo de lado por un momento entremos de lleno en el problema de la madre "víctima".

El argumento del Sr. Blanco se puede reducir a la afirmación de Rousseau: "El hombre es bueno por naturaleza, es la sociedad la que lo corrompe". Negación del pecado original, pelagianismo puro.

Dicho de otro modo, la madre es víctima porque existen presiones sociales (..es la sociedad la que lo corrompe) que la empujan al aborto. De ahí se puede seguir lógicamente y sin ningún esfuerzo que no existe culpa ninguna por parte de la madre, ya hemos dicho que es una víctima.

Es este un camino tremendamente peligroso. Negando la culpa se niega el pecado o el delito. En realidad el aborto no existe porque la madre no sabe lo que hace. Progresismo lacrimógeno del bueno.

El siguiente paso se ve venir con nitidez: dejemos por un momento de lado cualquier reforma legislativa tendente a la abolición del aborto y concentremonos en ayudar a las "víctimas", en sacarlas de su ignorancia, en conseguir fondos públicos en redes de ayuda para madres "víctimas", pongamos empeño delante de los políticos en conseguir estos fondos y dejemos que la ley del aborto deje de tener validez por su inutilidad.

Mariano, el abortista confeso, debe estar dando palmas con las orejas: el potencial y desagradable problema que se le podría plantear lo va a resolver soltando unos eurillos del tesoro público. Apuesto doble contra sencillo a que si el PP vuelve a tocar poder Benigno Blanco llegará a Ministro de la Familia (o similar), después de haber sido Secretario de Estado con Aznar.

Y , ¡ojo!, lo que más me desazona de todo el asunto es que seguramente el Sr. Blanco estará haciendo estas cosas con la mejor de las intenciones. Prefiero pensar que sea tonto a que sea malo, tonto en el sentido de ignorante, de falto de formación. Y esto, la falta de formación, es lo que me mata. Porque medios no le han faltado.

Publicación original: http://embajadorenelinfierno.blogspot.com/2009/09/es-benigno-blanco-pelagiano.html
.................................................................................................................................

Javier Ventas dijo...

Está en la misma línea "light" o meliflua de la objeción a Educación para la ciudadanía: aceptar "de hecho" el principio de que el Estado se alce con el derecho de formar las conciencias. Que los alumnos entren a clase porque esto es simplemente una cuestión jurídica, no de conciencia, y para eso ya está el protagosnismo del Foro.